Juego de café Vallauris

420.00

FABRICANTE: Vallauris

ORIGEN: Francia

AÑO: 1960s

DIMENSIONES:

25 x 21cm (Cafetera)

9,5 x 11cm (Lechera)

15 x 17cm (Azucarero)

7,5 x 5,5cm (5/tazas)

11 x 11cm (6/platos)

 

 

Sobre Vallauris…

Aunque no se hizo famosa por su tradición alfarera hasta la década de los 50, el idilio de Vallauris con la cerámica comenzó en tiempos de la ocupación romana por una cuestión práctica: estaba rodeada de depósitos de arcilla. Con el tiempo, Vallauris ha sumado a su condición de región en el sur de Francia la de concepto por el que se conoce a las piezas artesanales de menaje y decoración que salen de sus reconocidas fábricas.

¿Por qué se disparó su popularidad a partir de la segunda mitad del siglo XX?

Una palabra: Picasso. En realidad, el pintor malagueño llegó a la región en 1947 con la única idea de realizar unas correcciones de planchas, pero encontró en Vallauris la calma tan necesaria después de la guerra y la inspiración que le produjo el nuevo medio, que le llevó a crear más de 600 piezas en sus primeras semanas en la Costa Azul. Hoy algunas de esas piezas se encuentran en los archivos del MoMA o el MET de Nueva York. Picasso residió allí con su compañera Françoise Gilot y sus hijos Paloma y Claude hasta 1955.

¿Qué tienen en común las piezas de Vallauris?

Además de estar hechas a mano, las líneas inseparables del estilo mediterráneo, los colores vivos y el brillante esmaltado con plomo.

 

El estilo Mid-Century o modernismo de mitad de siglo…

En pocas palabras: líneas sencillas y limpias, uso respetuoso de los materiales y ausencia de elementos decorativos. Este movimiento, surgido en Estados Unidos en 1945 (después de la II Guerra Mundial), extendió su influencia hasta finales de los 60 en el campo del diseño gráfico y de interiores y de la arquitectura. Miraban al futuro con optimismo, primando la funcionalidad -herencia de la escuela Bauhaus- y los materiales artesanales -los que preferían los arquitectos organicistas como Aalvar Alto o Frank Lloyd Wright-.

 

Por supuesto, el estudio de este estilo (y su nombre) tardaron décadas en llegar. Fue la diseñadora Cara Greenberg, con su libro “Mid-Century Modern. Furniture of the 1950s” publicado en 1986, la que dio con sus claves: los espacios Mid-Century son típicamente horizontales en los que prima el blanco. Los muebles son de diseño danés, el arte sobredimensionado y colorido, las lámparas incorporan estructuras metálicas para enfatizar el toque industrial.